RESEÑA: Entelequias (relato breve -X-GT) - Rafael Romero. Por Alejandra Solórzano



Aeropuerto La Aurora GT – Aeropuerto Juan Santamaría CR,
04 de enero de 2017

Hoy en mi viaje de regreso a Costa Rica, inicié y finalicé la primera lectura del año, el libro intitulado Entelequias, del escritor guatemalteco radicado en Madrid, Rafael Romero (1978), publicado por la Editorial X. Guatemala, 2015.

La palabra entelequia tiene, entre varias interpretaciones, dos sentidos: en la filosofía clásica, término acuñado por Aristóteles, entelequia es la realización del telos, la finalidad o la Causa Final de cada Forma, su realización y autosuficiencia. En sentido retórico, entelequia es nuestro encuentro con cierta «irrealidad», nuestra mente como creadora y testigo de situaciones o mundos irreales que resultan de nuestras cavilaciones y esos pasillos mentales a los que algunos/as somos adictos, pero ¿eso significa que sea irreal?


Un libro de narraciones breves hilvanadas por el padecimiento de la Nostalgia como común denominador.  Coqueteos y bofetadas hasta llegar a la cama, al abrazo definitivo, premeditado o fatalista de los personajes con su propia Muerte.


Soliloquios cínicos, pero también sensibles, con franqueza e impiedad de lluvia que acompañan las calles y noches de sujetos abatidos, al mismo tiempo entronizados en su Soledad. Cinismo y ternura, reverso y anverso de la misma moneda, rostro y nuca de Luna ausente a pesar de las noches y la oscuridad sofocante, el personaje silencioso y ubicuo en la mayoría de los cuentos.

Por encima de la fragilidad inquietante, los personajes llevan su herida a plena luz. Muestran sin recato alguno su tristeza, su derrota. Nada hay que esconder frente la incomprensibilidad del deseo —siempre insatisfecho—, acaso la amargura de un amor no sucedido, y la Soledad, una vez más, otra vez y otra vez, insistente imperio de la indefensión. Personajes perfectamente construidos, densos, amenazantes, camaleónicos que se tornan repentinamente frágiles, e incluso deliberadamente patéticos, acaso como la posibilidad de celebrar en su ensimismamiento, el triunfo que les prodiga la burla sobre sí mismos.

Este libro reúne «entelequias» escritas entre el año 2002 y 2006, a manos de un autor joven de entre 24 a 28 años de edad al momento en que al parecer fueron escritos. Narraciones con finales impredecibles y con una en ocasiones cansina reiteración de paisajes o espacios putrefactos, vacuos, enrarecidos, donde el abandono «para» o «de» los personajes es el entorno natural que esconde un largo adiós al hogar, o dicho de otra forma, la imposibilidad siquiera, del anhelo al retorno. Los errantes sujetos de estas páginas, son personajes ordinarios que el hecho poético propio de la mirada literaria del autor los convierte en individuos extra-ordinarios que se baten a duelo, a punta de descaro, vulnerabilidad, dualidad, ingenuidad, desdoblamientos, con lo que llamamos «realidad fáctica» pero también con nuestra «realidad mental», pues ¿cómo podría no ser real?


Voy en taxi del aeropuerto a casa. Yo, por mi parte, continúo viendo a través de la ventana la noche y lo que se avecina para estos días, mientras sin mi permiso e impudor algunas de las escenas leídas atraviesan mi mente.

Si alguien va a la ciudad de Guatemala por estos días o meses, pueden encargarlo en la Librería Casa del Libro, de Casa Cervantes.
Alejandra Solórzano 
(Guatemala-Costa Rica)
 

Rafael Romero

(Guatemala, 1978). Licenciado en Letras por la Universidad de San Carlos. Creador de la revista literaria Te prometo anarquía. Sus textos han aparecido en diversas revistas literarias de Guatemala, Latinoamérica y España. Ha publicado Distensión del ansia (Alambique, 2011), Génesis y encierro (Cultura, 2011), la trilogía de novelas El elegido, Chichicaste, Zánganos (Alas de Barrilete, 2012-2014), Entelequias (E/x, 2015), Nadie advirtió el rencor de las precipitaciones (Círculo Cultural, 2015), así como las plaquettes El convoy en el que habito se desplaza entre tinieblas (Ultramarina, 2013) y Orgánica palabra (Sin Tecomates, 2014). Actualmente, reside en Madrid, donde trabaja como profesor de escritura creativa, editor y corrector de textos.