EL CLÓSET LITERARIO. Un asunto de género. Por Rebeca Bolaños C.

Era inevitable escribir alguna cosa sobre este tema, ilusamente pensé que al presentarse un libro mío para los Premios Nacionales, iba a lograr pasar por estos tiempos sin verme inmersa en alguna que otra conversación amistosa que tuviera que ver con el Aquileo.
De todo lo que he visto aquí y allá -que ha sido poco gracias a cierto tipo de invisibilización en el que me encuentro desde hace un tiempo-, rescato las discusiones que se han desarrollado en torno a la participación de las mujeres en la literatura y más específicamente en las posibilidades de acceder a algún premio, o mejor dicho, al Premio Nacional, en este caso de poesía.
Es interesante que los dos "posts" a los que más o menos parece que se les puso atención y que hacen referencia a esto vienen de hombres, más aún que el intercambio se da mayormente entre ellos y con poca participación de mujeres. Supongo que es una pincelada de lo que ocurre con la participación de las mujeres en la literatura.
Algunas personas disfrutamos de ser eternas estudiantes, en mi caso, sigo estudiando y parte de eso me ha llevado a cursar materias como Historia de la Cultura e Historia del Arte, Estética y otras, siempre que me es posible y gracias a que los profesores me lo permiten, intento agregar aspectos desde el feminismo a mis presentaciones y trabajos y fue así como terminé haciendo un pequeñísimo aporte al tema de las mujeres y la literatura en general y que creo que ahora calza bastante bien en las discusiones que se presentaron en torno al tema de los premios.
Así que dentro de mi trabajo sobre la historia de los movimientos literarios de la Modernidad, incluí un pequeño apartado de las mujeres en la literatura que comparto acá con algunas "ediciones".

Voz
Una vocecita imaginaria
mantenida silenciosa
debajo de los pliegues vocales,
antes llamados cuerdas.

Los pulmones, retienen su aire
por temor
a cometer alguna equivocación
o de enredarse en palabras
que se podrían escapar
testigos contra ti.

¿Metedura de pata?
¿Riesgo político?
¿El pecado de las perfeccionistas?
Tal vez, ¿el hábito de muchas mujeres
mudas desde hace siglos?

Miedo, ya no.
Esa voz que canta, reza y se alegra
también está hecha
para el foro, el ágora.
Ahora, ahora.

Mary Farrell-Kane.

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL y la situación de la mujer en la escritura hasta nuestros días (una revisión corta):
Se generaliza el acceso a la educación.
La editorial moderna y la prensa tiene un progreso espectacular.
El romanticismo anima a muchas mujeres a escribir debido a que impulsa la libre expresión de los sentimientos.
Desde entonces se generaliza un desprecio por la escritura femenina y se le coloca por debajo de sus iguales varones.
El proteccionismo a los escritores pasa de ser de parte de la aristocracia y se convierte en mecenazgo del estado.
Desde entonces y hasta nuestros días, la discriminación hacia las escritoras se debe más a una búsqueda de eliminación en bloque de cierta competencia, que a la falta de capacidad de las escritoras. La prueba de ello es la gran cantidad de escritores que no son tan buenos como para entrar en la historia literaria, pero aun así tienen un espacio en la misma, mientras que sus contemporáneas mujeres no.

¿Qué es capital simbólico?
Bourdieu introduce el concepto de capital simbólico. Se trata de ciertas propiedades que parecen inherentes a la persona misma del agente, como la autoridad, el prestigio, la reputación, el crédito, la fama, la notoriedad, la honorabilidad, el buen gusto, etc.
Nuevas tecnologías.
Democratización de la producción literaria.
Un campo dominado por figuras masculinas que ocupan los estamentos de poder, por abrumadora mayoría: prensa, editoriales, jurados, grandes premios y Real Academia.

EL PROBLEMA
Al resignarse a la falta de espacio y a que no se reconozca su trabajo, la mujer no lega capital simbólico a las que vienen.
Todas deben recomenzar desde cero.
No forman parte de la historia oficial.
No se estudia cómo han resuelto sus problemas.
Solo un 20% de los libros publicados han sido escritos por mujeres.
El 80% de lectoras son mujeres.
Sector liderado por mujeres como agentes o intermediarias,
Los hombres escriben para la humanidad y las mujeres para mujeres, o así al menos se promociona.
Premios literarios se otorgan a mujeres de forma calculada.

ESTADO DE LA CUESTIÓN
Ni antes, ni ahora, ha habido repercusión de la obra literaria femenina. Como repercusión se entiende que esa obra sea reconocida como referencia para otros escritores y lectores.
Las mujeres no son mencionadas como Maestras, ni como influencia.
En cuanto a la calidad: ¿es que acaso los poetas del canon, los de alto nombre lo escribieron todo con altísima calidad? Poetas como Neruda o como Alberti lo que hicieron fue escribir mucho… mucho. Y en ese mucho hay de todo: muy bueno, regular y malo.
En los poetas buenos hay bastantes poemas malos, que no llegarían a ganar ni un premio de cuarta categoría. Pero somos así de perfectas y perfectos: una mujer debe ser siempre superior en todo para ser reconocida, también en literatura.