Festival Internacional de Poesía Los Confines. Gracias, Lempira. Honduras

Desde que Alfredo y yo llegamos al aeropuerto Juan Santamaría nos dimos cuenta de que este festival sería una aventura, un pequeño ATR brasileño de doble turbohélice nos esperaba al terminar una travesía de unos 50 metros en un minibus, subimos las graditas para ingresar a la nave y aguardamos más de una hora para el permiso de despegue.
Al llegar a San Pedro Sula, ya nos estaban esperando los poetas Néstor Ulloa de Honduras (como parte de la organización), Javier Alvarado de Panamá y Diego Salas de México, quien iba acompañado por Katherine. Nos enteramos que también el poeta costarricense Álvaro Mata iba en el avión desde Costa Rica con nosotros.
Tuvimos que esperar de nuevo a que llegara nuestro transporte a Gracias, municipio a 5 horas de distancia en un camino que compite con la ruta que en Costa Rica se tiene que sufrir para ir a Monteverde. Llegó cerca de las 5 de la tarde, hora pico en Honduras también.
Nuestro conductor nos trasladó veloz y temerariamente por aquellas carreteras, calles y callecitas, llenas de carros, camiones, túmulos (muertos, en Costa Rica) y huecos. Aunque nos pasamos haciendo bromas acerca de la forma de manejar de este muchacho y cómo casi morimos del susto (o del choque), en retrospectiva pienso que en realidad es un excelente conductor y solo sigue algún tipo de código que funciona en Honduras: nos llevó por esa carretera llena, con otros conductores tan temerarios como él, haciendo un tiempo récord y además, no vi ni un solo accidente en esa travesía.
Y al siguiente día iniciaron las participaciones, con poetas de México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Panamá y Argentina, aportando cada cual su poesía y sus ganas de hacer de esta primera edición del Festival Internacional de Poesía Los Confines, un éxito.
Muchos poetas fueron llamados a compartir su poesía en los distintos escenarios durante tres días llenos de actividades artísticas y culturales tales como exposiciones de grabado, pintura y fotografía y conciertos de música popular y clásica. Muchas de las cuales permanecieron varios días más para el disfrute de los habitantes de esta maravillosa ciudad:
 1, "Posdata" de Gavarrete Cristian en la Fortaleza San Cristóbal.
2. "La lógica del buitre" de Alberto Palma Cerna en la sala 1 de Museo casa Galeano
3. "Imaginarias" del maestro de la plástica nacional Gustavo Armijo en la sala de fotografía de Museo casa Galeano
4. "Bares" del maestro de la pintura nacional Rolando Lopez Trochez en la sala 3 de la casa del artista Jose Eduardo Galeano (Mito Galeano).
5. "Cada quien con su caja" de la artista Ana Granera (Chamila Art)
6. "Levedad" una fantástica muestra de fotografía de la artista Dilcia Cortes en el salón del Hotel & Restaurant Guancascos.

El Festival contó con el apoyo de patrocinadores importantes como Plan Internacional y varias organizaciones más, entre las que sobresalen las que albergaron las exposiciones antes mencionadas.
Sin entrar en más detalles acerca de la calidad de los autores participantes, podría aventurarme a decir que de entre la versátil oferta poética que ofreció el festival, resaltaron los trabajos de poetas de gran trayectoria y experiencia como Jorge Paolantonio de Argentina, Javier Alvarado de Panamá, Mayra Oyuela y Venus Ixchel Mejía de Honduras, Susana Reyes de El Salvador, Alfredo Trejos de Costa Rica y Fakhry Ratrout de Palestina-Nicaragua.
Dentro de la oferta que presentó y pretende seguir ofreciendo el Festival Internacional de Poesía Los Confines, también se encuentra el Certamen de Poesía que este año fue ganado de manera unánime por el excelente poeta Fabricio Estrada, quien no dejó dudas del merecimiento de este premio, al presentar un trabajo de gran calidad, según las palabras de los tres miembros del jurado: Jorge Paolantonio, Javier Alvarado y Helen Umaña.
Unas semanas después de esta maravillosa experiencia, solo me queda afirmar lo que antes de salir a Honduras me dijeron en Costa Rica: Salvador Madrid, el poeta hondureño, es un gestor y productor de los mejores, su capacidad de convocatoria es enorme y tiene un equipo de trabajo que es simplemente espectacular.
Con todas estas características no queda ni una duda de que el Festival Internacional de Poesía Los Confines, llegó en el 2017 para quedarse e irse perfilando como uno de los festivales poéticos más completos de nuestra América Latina.