RESEÑA: Vostok (poesía- Metáfora-GUA) - Guillermo Acuña. Por Ana Beatriz Fernández

Editorial Metáfora. Colección Volcán 15.
Quetzaltenango, Guatemala 2016

Me adentro con Memo en el poemario Vostok para hacer una expedición al frío más desconocido, al invierno más crudo, a la noche más larga, a un lugar inimaginable para mí, remoto, en unas coordenadas lo más al sur del planeta posible, en el polo austral. 

La verdadera Terra Austral Ignota.

Pensar en esa latitud me hace recordar a Mary Shelley y su imaginación febril y desbordada tratando de entender la blanca eternidad del Ártico, en donde Frankenstein, su creación monstruosa y plena de conciencia, se prendió fuego.

A veces he querido ser Mary Shelley.

La base rusa Vostok se asienta en las antípodas del polo norte, en un continente con 14 millones de kilómetros cuadrados de hielo que paradójicamente es un desierto sin arena, donde el clavelito antártico cohabita con un lago dulce y plácido que subyace a 3748 metros de la plataforma helada.

Agua dulce y salada, azul con sus degradaciones, frío de matices incontables, sol tenue y efímero, temperaturas gélidas de un extremo explorado tardíamente, sin dueño y protegido por un tratado para que su hábitat se conserve virgen, intocable, puro. 

La Vostok de Memo es dinosaurio que mueve la cola, vastísima superficie en apariencia inamovible, que de tan fría hiere y de tan blanca enceguece, pero que en su interior respira al calor de las pieles que conviven hibernando durante el paso de los vientos perennes, mientras los cuerpos se entonan con vodka para desentumecer sus articulaciones.

Memo es el acorazado de la palabra de esta expedición que resquebraja ese líquido congelado para sustraer la inteligencia del asombro, la obstinación vehemente y tenaz del explorador romántico de finales del siglo XIX y principios del XX. 

Como Mary Shelley.

Por estas virtudes, Memo incrustó la bandera de la sensibilidad en un territorio tan desolado e inhóspito, y, sin embargo, tan elocuente y majestuoso, ante el cual solo nos queda sentir nuestra propia pequeñez.

O mejor dicho, sin estas cualidades no habría podido pulverizar los diamantes que quedaron suspendidos en el aire, el día en que en la base de Vostok el termómetro marcó la temperatura más baja registrada por científicos. 

En la mejor tradición de aquellos seres humanos que se atrevieron a surcar el océano austral del fin del mundo para maravillarse con lo ignorado, en un barco también nombrado Vostok, Memo nos hace navegar hacia su propia región íntima, expresada en Consejos de sabios, uno de los poemas del libro. 

“Fui el único en la estación que llenó de flores su litera. Rojas, amarillas, violetas. Pasaron horas. No importaron los grados bajo cero en mi cuerpo. Esperé tus aires, lo que fuera a insinuar tus formas para aparecerte, amenazar el agua y su núcleo vuelto hielo. No supe más. Oí el frío. Luego, me llevaron a un lugar azul. Y me enseñaron a olvidar despacio".

Con mesura y contención, con una prosa poética densa, a veces indómita, cincelada milímetro a milímetro, caminamos con lentitud por el poemario para dejar nuestra huella en los lagos y ríos subterráneos, en esos icebergs que son los altares de la Antártida de Memo, porque ese territorio, oscuro en su tremenda claridad, nos es revelado por él. 

Esta Mary Shelley que he querido ser, agradece conmovida la visión del viaje emprendido.

Ana Beatriz Fernández
Poeta y Periodista

Guillermo Acuña
Sociólogo y escritor costarricense.  Perteneció al Taller de Literatura Activa Eunice Odio. Libros publicados: Programa de Mano (2008) y En Cuerda Floja (2014) de Editorial Arboleda, Costa Rica. Amares, Editorial Ixchel, Honduras (2014); En Ninguno de tus mapas (2015) y VOSTOK (2016), Editorial Metáfora, Guatemala. Plaquette “El fin de los días” publicada por Editorial Alebrije, Costa Rica (2013).

Antologías: “Instrucciones para salir de un cementerio Marino” Taller de literatura Activa Eunice Odio, 1992; “Sostener la Palabra. Antología de Poesía Contemporánea costarricense, Editorial Arboleda, 2008; Antología Poesía del Encuentro, 2010 Costa Rica. Antología Memoria del 12 Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango, 2016.  Publicación de poesía hispanoamericana “Otro Lunes”, Berlín (2013). Edición especial de poesía costarricense “Rayuela”, Diario El Péndulo, Chiapas, México. Edición especial de la Revista “Apócrifa Conjetura”, Festival Internacional de Poesía de Costa Rica (2013).

Es Sociólogo con una especialidad en Comunicación Social.  Docente universitario, investigador social y especialista en temas migratorios a nivel regional centroamericano. Trabajó en FLACSO Sede Académica Costa Rica durante 10 años. Actualmente es Director del Instituto de Estudios Sociales en Población (IDESPO) de la Universidad Nacional, en Costa Rica.