RESEÑA: En ninguno de tus mapas (poesía - Metáfora-GUA) - Guillermo Acuña. PorAlejandra Solórzano

Editorial Metáfora. Colección Volcán 11.
Quetzaltenango, Guatemala 2015


Como Dicearco -el más grande geógrafo de Mesina Grecia-,  Guillermo Acuña deposita hoy en nuestras manos con su libro En ninguno de tus mapas, una guía para quienes más que desear, necesitamos dimensionar el mundo conocido y habitado de lo que se ama.

Medir y no dimensionar- lo que se ama es cercar nuestra subjetividad. Medir implica encerrar el sujeto-objeto de quien o de aquello  que es objeto  de nuestro amor. Y es acaso por ello que su título En ninguno de tus mapas sea generosamente la puerta grande que lectoras y lectores habrán de cruzar para encontrarse con un espacio, una dimensión de la imagen donde el amor, la soledad plena y la memoria son diferentes partes de un cuerpo no medible, sin mapas ni delimitaciones al que se ama y se construye a través del lenguaje.

Los poemas de este libro son sutiles representaciones de cartas escritas en versos, cartas terrestres y náuticas, registros tectónicos, descripciones climáticas, -todos los poemas-, variaciones de la nostalgia, el deseo y el amor cotidiano,  -y por cotidiano: fuerte y  real-, que desde la tempestad a la calma o a la inversa resultan al fin de cuentas en tributos, ofrendas alanceadas por canciones, claves o pistas, para un viaje que son a un mismo tiempo bandadas de pájaros, fósiles, la ciudad y cada una de sus piezas  ladridos nostálgicos de perros en la niebla: Janis Joplin, Karen Carpenter, el “Jagger de la suerte” que mutan también en boleros y tangos. Todos ellos: orientaciones para el éxodo de andar el trayecto hacia lo que se ama.

En Ninguno de tus mapas el poeta nos ofrece una perspectiva diferente del tópico imaginario del concepto de mujer en mucha de la poesía escrita por hombres.  Lejano a la idea anquilosada de lo femenino como objeto -y no sujeto de sensualidad-, de la asignación y el mandato social de los roles de belleza per sé para el consumo, de la mujer como objeto para ser “mirado” “contemplado” por su gracia externa, de la gratuidad de una pasividad y languidez mortuoria sin asidero pensante o de acción, de una imagen complejizada de inaccesibilidad y rareza sin contenido, de la visión etérea, idílica que deja desprovisto el concepto de mujer como sujeto de amor, Acuña reconfigura a través de estos poemas una visión no definitoria contrario a la usanza de la poesía tradicional que “legitima” el ideal de “lo femenino”, ni desde la práctica colonialista de definir al otro(a), más aún, desde una nueva poética masculina, reconfigura un imaginario de mujer como entidad de grandeza humana portadora de acción y pensamiento propio, profanadora de todo ideal que pretenda encerrarla, delimitarla, un concepto poético de mujer como sujeto de su autoconocimiento y sensualidad, al mismo tiempo tempestuosa y serena, es decir: libre,  amante de su soledad en plenitud y por lo anterior una compañera que habita a voluntad en todos sus poemas.

CONSCIENTE Y ORIENTADO

Este aire,
corazón,
con que muevo mis brazos
y brújulas,
no sabe
que seguís habitando
cafés y las tardes

Lloro,
amor,
como si este aire estuviera en tu pecho
a punto de arremolinarse

Este corazón con aires que camina,
y no te encuentra
arranca dormilonas de los montes y las abre

Porque tu alerta es un músculo que camina
columpia mis sonidos
anida en una ciudad que no me abraza
ya no va más a mis canciones
ni sus puntos cardinales
donde te pierdes

Otro elemento constitutivo de este libro de Guillermo Acuña es la búsqueda y la construcción conjunta (en pareja) del amor como una gran forma de conocimiento.  Algunos de sus textos remiten al origen de nuestra humanidad y con ello a la ternura y la fortaleza con que la construcción del amor, del cuido, de los afectos se hace a dos cuerpos. Por tanto, se ama lo que se conoce, lo que se comprende.  Y este deseo y afán de conocer al otro(a) como a sí mismo, es lo que funda una geografía de los afectos sin límites, la construcción del afecto anclado a la tierra, a la realidad donde cada sujeto gira en torno al otro por igual, desde donde se aportan y se construyen simultáneamente a sí mismos como individuos en soledad y en pareja. 

Aquellos hombres y mujeres
se repartieron los asombros.

Caminaron
hasta dar con
luz,
Se emborracharon
con
la luz.

Deambularon en continentes
se escarbaron en la piel,
los horizontes,
lo que era al tacto
hasta la calma.
Luego se frotaron.

Y de ellos salió un olor a
a mar.
Golfo posible
de aguas vivas y torrentes.


Luego más adelante en el mismo poema, los siguientes versos:

Aquellos hombres y mujeres
fueron ogligados a mentir
sobre el amanecer y
los bajos vientres,
abrazaron con la suerte del hielo.

Ya n son de ninguna pintura.
Son desplazados de su euforia
De sus ojitos a mares.

Le daremos a eso nombres:
Ve y buscael fuego,
Ve y búscalo.
Ve,
tráelo de vuelta.

EN BUSCA DEL FUEGO (Fragmentos)

Como un adepto del fuego, de la palabra, de los signos, Guillermo nos ha traído con su libro una perspectiva diferente para re pensar el amor – no romántico - sino humano, veraz, vivo.

Que En ninguno de tus mapas sea recibido como un individuo frente al hallazgo más importante en su viaje: no el mapa que destina el camino, sino la brújula con algo más que puntos cardinales para recorrer un territorio más allá de cualquier superficie, pues como bien diría en la historia de occidente San Isidoro la esfera celeste se centra en la Tierra y dicha esfera no tiene fin ni principio. 

Pensemos así la poesía de Guillermo Acuña, una cartografía que invita a las profundidades de geografías subjetivas sin límites.  

Alejandra Solórzano
(Guatemala-Costa Rica)
 

Guillermo Acuña
Sociólogo y escritor costarricense.  Perteneció al Taller de Literatura Activa Eunice Odio. Libros publicados: Programa de Mano (2008) y En Cuerda Floja (2014) de Editorial Arboleda, Costa Rica. Amares, Editorial Ixchel, Honduras (2014); En Ninguno de tus mapas (2015) y VOSTOK (2016), Editorial Metáfora, Guatemala. Plaquette “El fin de los días” publicada por Editorial Alebrije, Costa Rica (2013).

Antologías: “Instrucciones para salir de un cementerio Marino” Taller de literatura Activa Eunice Odio, 1992; “Sostener la Palabra. Antología de Poesía Contemporánea costarricense, Editorial Arboleda, 2008; Antología Poesía del Encuentro, 2010 Costa Rica. Antología Memoria del 12 Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango, 2016.  Publicación de poesía hispanoamericana “Otro Lunes”, Berlín (2013). Edición especial de poesía costarricense “Rayuela”, Diario El Péndulo, Chiapas, México. Edición especial de la Revista “Apócrifa Conjetura”, Festival Internacional de Poesía de Costa Rica (2013).

Es Sociólogo con una especialidad en Comunicación Social.  Docente universitario, investigador social y especialista en temas migratorios a nivel regional centroamericano. Trabajó en FLACSO Sede Académica Costa Rica durante 10 años. Actualmente es Director del Instituto de Estudios Sociales en Población (IDESPO) de la Universidad Nacional, en Costa Rica.